vida1Tu elección ‘Haz de tu hijo un triunfador’. Comúnmente, le dejamos al azar, la vida de nuestros hijos, y la nuestra. Por tal motivo vemos a diario como la mayoría de personas se quejan de sus hijos, y viven una vida de inconformidad total, sometiéndose sin intervenir, a lo que la vida les ofrezca, sin metas sin objetivos, sin una programación mental correcta. Construyendo en su propia vida, una cantidad de limitaciones, que lo llevaran a desilusionarlo mucho más de lo que puede estar como padre.

 

Sabía que usted crea su propio universo, si recuerda fuimos creados a imagen y semejanza de Dios, tenemos el poder que él nos confirió, para crear nuestro propio universo, y si miramos detalladamente alrededor nuestro, lo que vemos no nos gusta para nada, pero tenemos que reconocer que hemos sido los creadores de todo lo que no nos gusta.

 

Es casi imposible creer, que podamos convertirnos en nuestro más acérrimo enemigo, para crear a través de nuestros pensamientos, y órdenes negativas y ejemplos deplorables, pobreza interior y por lo tanto exterior en nuestros hijos, creamos toda clase de limitaciones a través de nuestros pensamientos con respecto a ellos.

 

Somos responsables de no darles calidad de tiempo, siempre sabrá mas la señora que nos ayuda en la casa de ellos, que nosotros mismos como padres, o sus amiguitos que ni siquiera sabemos quiénes son, la soledad en la que crecen es la culpable de que se inicien en vicios, y toda clase de conductas inaceptables. Podríamos en el tiempo que les dediquemos enseñarles a pensar bien, esta es la herramienta más poderosa, junto con un lenguaje apropiado que los estimule para programarlos para el éxito.

 

Si desea hacer de su hijo un triunfador, dele el mejor ejemplo y conviértase en su maestro para darle una educación que quizás es tan importante como la escolar, enséñele a que tenga pensamientos positivos encaminados hacia grandes realizaciones, a valorarse, a no pactar con la vida por un penique, y su éxito estará asegurado.

 

Conocernos nosotros mismos es imperante, para enmendar errores y poder transferir a nuestros hijos lo mejor de sí mismos, miremos que es lo que habita en nuestra mente, quizás nos escandalicemos, encontrándonos que el rencor esta súper fuerte y muy bien alimentado, la envidia no se diga, es la señora de la casa y manda, el odio es el inquilino predilecto, la ira se ha tomado toda la estancia y no ha pasado nada, y si seguimos indagando no vamos a terminar como tan pronto. Es urgente conocernos a nosotros mismos.

 

¿Cree usted que con todos esos huéspedes, usted podrá llevar a su hijo, hacer un triunfador?tuhijo1

 

Imposible, empecemos por despedirlos a través de la fuerza de voluntad, haciendo una limpieza general de la estancia, empecemos de nuevo, con una retro alimentación selecta altruista, diaria, que nos proporcione, alegría, amor, esperanza, armonía, fe, creando los antónimos de aquellos a los que inocentemente le cedimos gran parte de nuestra vida. Y asegurándonos de crear en nuestro universo, El amor, la tolerancia la riqueza, la prosperidad, y el éxito, en general.

 

Así nuestra vida se verá colmada de bendiciones y de grandes oportunidades, y podremos tener autoridad moral con nuestros hijos, además de transferir lo que realmente poseemos, mostrando, la conexión con la conciencia universal de todo bien.